Inicio arrow Colección arrow Teléfonos y centralitas

Teléfonos y centralitas


Un descubrimiento accidental

Experimento Bell
A pesar de que Meucci fue el primero en inventar el teléfono, el trabajo y la patente de Bell fueron el punto de partida del desarrollo y posterior expansión de este nuevo medio de comunicación. Bell comenzó sus investigaciones con el objetivo de mejorar los telégrafos existentes en la época, concretamente en el desarrollo de un teléfono harmónico. Un descubrimiento casual en uno de sus experimentos con líneas telegráficas fue el catalizador de la invención del teléfono.

A principios de junio de 1875 Bell y su ayudante, Thomas A. Watson estaban probando una línea que había construido. De repente una de las piezas de los transmisores dejó de funcionar y Watson la movió para que siguiera vibrando. Bell, que estaba en otra sala, exclamó: "¿Qué ha hecho usted...? No mueva nada, por favor. Déjeme ver..!". Había escuchado el sonido exacto del aparato emisor reproducido por el aparato receptor y rápidamente comprendió que la vibración de una lámina colocada cerca de un electroimán conectado a un circuito cerrado haría vibrar la corriente del circuito con la misma frecuencia e intensidad que la de las vibraciones de la lámina.

Después de muchos experimentos Bell patentó el invento el 7 de marzo de 1976 y resultó ser la patente más valiosa que se ha obtenido jamás.




 
© 2019 Museu de la Tècnica de l'Empordà. Figueres